COMPARTIR

 208 total views,  2 views today

Debido a que la mayoría de las casetas telefónicas públicas se encuentran en condiciones deplorables, rotas, inservibles, rayadas, llenas de basura y actualmente sirven sólo para fines publicitarios, la diputada federal del PRI, Marcela Guerra Castillo, presentó un Punto de Acuerdo para que la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) federal analice las concesiones otorgadas y autorice el retiro inmediato de aquellas que han perdido el objetivo con el que en su momento se instalaron.

Asimismo, la también vicepresidenta de la Mesa Directiva hizo un llamado para que la SICT se abstenga de prorrogar u otorgar nuevas concesiones, pues muchas de estas cabinas -varias de ellas sin aparato telefónico- se utilizan como espacios publicitarios de las propias empresas, para colocar volantes de ventas, créditos, promoción de algún negocio, o incluso para campañas electorales.

Pese al notorio desuso y problemas que causan las casetas telefónicas, dijo, de acuerdo a datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en cinco años sólo desaparecieron 21 por ciento de estas cabinas, ya que de las 25 mil 48 que existían en 2015, se registraron 19 mil 682 en 2020. De este mercado Telmex tiene el 72 por ciento; ACE Telecom, 12.9; Logística Industrial, 7.6; Maxcom, 0.5 y Megacable 0.2 por ciento.

La proposición presentada ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión también exhorta al IFT para que, en coordinación con los gobiernos estatales y municipales del país, realice las acciones que estime necesarias a fin de retirar las casetas telefónicas públicas que constituyan aparatos inservibles y obsoletos para los objetivos que fueron instalados; que dañan la infraestructura vial, obstaculizan la movilidad y que su recolocación presume ilegalidad.

Guerra Castillo, añadió que como coordinadora del Grupo de Trabajo para la Implementación de la Agenda 2030 en la Cámara de Diputados, esta propuesta busca atender diversos Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas como: Salud y Bienestar, Ciudades y Comunidades Sostenibles, Producción y Consumos Responsables, Acción por el Clima y Vida de Ecosistemas Terrestres.

Lo anterior, explicó, porque se prevé obtener beneficios como disminuir la contaminación terrestre; aprovechar espacios para mejorar las calles con postes de luz, jardines o árboles; reutilizar los materiales con los que fueron realizadas las cabinas; además de prevenir la comisión de delitos e incrementar la seguridad de las personas que transitan por las calles, debido a que dichas casetas incluso sirven como escalón para acceder a robar domicilios o negocios.

Cabe señalar que la Ciudad de México es la entidad que cuenta con el mayor número de casetas de telefonía pública, con un promedio de 17 por cada mil habitantes, lejos de las cuatro líneas por cada mil habitantes que en promedio tiene el Estado de México; sin embargo, ninguna entidad federativa se salva de este problema.