COMPARTIR

 1,014 total views,  2 views today

¿NEGRA O POLICIACA?

Para ver un mundo en un grano de
arena
y un paraíso en una flor silvestre,
sostén el infinito en la palma de la
mano
y la eternidad en una hora
WILLIAM BLAKE

Olga Tokarczuk (1962) es considerada una de las escritoras contemporáneas más singulares de Polonia. Sus libros, traducidos a varios idiomas, le han valido premios como los siguientes: Brückepreis, Kulturhuset y Man Booker International, entre otras distinciones. En octubre de 2019 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura correspondiente a 2018. La Academia Sueca le otorgó este reconocimiento por «una imaginación narrativa que con pasión enciclopédica representa el cruce de fronteras como forma de vida.»

Su novela, Sobre los huesos de los muertos (2019) sigue una fusión de géneros que van de la novela negra o del thriller policiaco hasta la literatura contemporánea con tonos ecologistas que defiende los derechos de los animales. «Cuando se les mata y mueren entre la angustia y el miedo (…) se les condena al infierno y el mundo entero se convierte en infierno». La autora ofrece un homenaje a la obra del poeta William Blake que se expresa en citas y poemas que se mezclan en la narración: «La oposición es la verdadera amistad.»

¿Qué sucede en este relato? La historia se desarrolla en un ambiente rural. Hay que aclarar que el género negro acepta este ambiente. Estamos en el pueblo de Klotina Klodzka, en la cordillera de los Sudetes, al suroeste de Polonia y cerca de la frontera con la República Checa, donde, según narra Tokarczuk,—«los colores y la luz definen las formas de la naturaleza con tonos entremezclados entre los matices del blanco y del negro».

El paisaje es montañoso, nevado y frío. Al salir a caminar, vemos corzos, zorros, martas, gatos, pájaros, ratones, urracas, faisanes, alces; nos percatamos que los animales son hostigados y asesinados de manera brutal. La protagonista vive una tristeza infinita cuando en sus recorridos para cuidar las casas del lugar se encuentra con los animales sacrificados. La tristeza, dice,— «está en la base de todo, es el quinto elemento, la quintaesencia.»

Janina Duszejko, la protagonista (¿alter ego de Tokarczuk?), es ingeniera especializada en la construcción de puentes. Cuando sus afecciones físicas se lo impidieron decidió cambiar su profesión y trabajar como maestra de inglés y astróloga. Siempre ha creído en la astrología y se ha dedicado a aprenderla en la práctica. Para ella se trata de un conocimiento serio, empírico y científico que coloca al nivel de la psicología. Considera que mirando el cielo e interpretando la posición de los planetas podrá resolver los problemas humanos al encontrar semejanzas y relaciones entre éstos y el comportamiento de los astros.

Duszejko, nombra a sus amigos y personajes con apodos ingeniosos, originales: Pandedios, Pie Grandre, el padre Susurro, la Cenicienta, Buena Nueva, Abrigo Negro.

La primera clave de los asesinatos se asoma en principio en sus sueños. Es como si la verdad de la historia surgiera desde el inconsciente de esta mujer defensora de los derechos de los animales y que sostiene la tesis de que los asesinatos son la venganza de los animales hacia los cazadores que los asesinan furtivamente. —“De nuevo volvía a tener el mismo sueño. De nuevo mi madre estaba en el cuarto de la caldera y yo enfadada con ella por visitarme. La miré directamente a la cara. Me esquivaba como si supiera un secreto vergonzoso sobre mí.”

Cuando Duszejko denuncia los asesinatos de los cazadores, no la toman en serio, más bien la consideran una mujer de edad avanzada y loca lo cual denota discriminación de parte de los encargados de resguardar el orden. Ante la falta de progreso en la indagación escribe cartas dirigidas a la policía, a las que adjunta horóscopos para corroborar su hipótesis, pero no recibe respuesta.

En las cartas expresa su preocupación por la falta de investigación policiaca en las muertes de su vecino Pie Grande y la muerte del comandante, un mes y medio después, accidentes ocurridos cerca de su casa. Se queja de la falta de respuesta, a pesar de que la obligación de las autoridades consiste en responder a los ciudadanos. Los asesinatos continuarán en lo que sigue del relato, empero su «deseo de exhortar a la Honorable Policía que no se cierre a la idea de que los autores de los trágicos acontecimientos mencionados puedan ser los mismos animales», no tiene eco.

El enigma sobre ¿quién es el criminal? se sostiene a lo largo del relato hasta que la verdad será develada por los amigos de Duszejko:

— “Sabemos que eres tú” —le dicen.

Janina acepta la inculpación bajo el argumento de que “los corzos la eligieron entre otros, quizá porque ella no come carne”. La autora bosqueja las contradicciones del protagonista; por un lado, está su parte científica, su devoción por la astrología y la cocina vegetariana que destaca dentro de sus cualidades personales al cocinar una sopa de mostaza y un pastel de ruibarbo y, por otra parte; está la mujer que ejecuta la venganza, a nombre de los animales, en contra de los cazadores.

En esta ficción no hay ni detective, ni investigación policiaca. Pero sí se enfatiza en la crítica social. Janina es la asesina serial que quedará en libertad sin ser castigada por las autoridades del pueblo.

Desde mi punto de vista, en el sueño repetitivo la astróloga se confronta con su inconsciente al sentirse juzgada por la mirada de su madre y abuela: «Por la mañana volví a tener aquel sueño. Bajaba al cuarto de caldera y ahí estaban otra vez mi madre y mi abuela. Ambas con vestidos de verano, floreados, ambas con bolso, como si estuvieran a punto de salir a la iglesia y hubieran perdido el camino. Evitaron mi mirada cuando les hice reproches:

(…) —Váyanse de aquí – les grité, pero la voz se me quedó en la garganta».

Al final del relato, su discípulo la alertó al dejarle un mensaje encriptado que ella descifra y comprende que la policía vendría a capturarla. Ella se esconde en un escondrijo en su casa y no ellos no la ven, no la encuentran. Se consuelan pensando que es «una mujer loca y extravagante, loca de atar». Ella se escapa llevándose lo que más le importa: «mis apuntes, los libros de Blake, mis medicinas, la laptop con mis apuntes de astrología. Y la Efemérides claro está por si me encontraba en el futuro en una isla desierta.»

El relato muestra más las características del policiaco, maneja la intriga criminal y cuenta con una prosa poética con toques fantásticos, fábulas, mitos y final feliz.

Tokarczuk nos invita a mirar el mundo de otra forma, a pensar en mundos paralelos y contar con disposición para los cambios. ¿Qué sucede si interpretamos la realidad de otra manera y así modificamos nuestra mirada? En tanto que, si nosotros cambiamos, puede cambiar la forma como interactuamos con el mundo. De otra manera, “la realidad envejece, se anquilosa, porque está sometida a las mismas leyes de todo organismo viviente: también envejece.”

  • Olga Nawoja Tokarczuk es escritora y ensayista polaca, guionista, poeta y psicóloga, quien fue galardonada, por su obra, con el Premio Nobel de literatura de 2018.

** Doctora en filosofía política, maestra en periodismo y psicoanalista
https://twitter.com/z_smeke?lang=es