COMPARTIR

 84 total views,  2 views today

No hubo imaginación.

La alianza opositora llega al fin de las campañas políticas sin haber creado una narrativa unitaria, de identidad y de propuesta.

No creó una frase.

A falta de una guía nacional, dejó a sus candidatos en libertad para generar sus propias frases promocionales, sus anuncios, su discurso.

No fue capaz siquiera de contrarrestar la acusación de unirse para robarse el erario y reinstalar el régimen de corrupción, como dice el mentiroso spot de Mario Delgado.

Tampoco supo desmentir su supuesto propósito -otra falsa acusación presidencial y su personero Delgado- de acabar con los programas sociales.

Sí reaccionaron el panista Marko Cortés y el priista Alejandro Moreno, pero sin expresiones contundentes para instalarse en el subconsciente del elector.

En términos generales dejan la idea de ir en contra de un Gobierno y su partido, Morena, dedicados “a destruir a México”.

Es decir, van de simples opositores, reactores a una estructura de reformas estructurales para dar poderes omnímodos a su amo.

HIJA DE VIOLADOR, ESPOSA DE…

Hay otro fenómeno: la mala selección de candidatos.

En su momento, el ex gobernador oaxaqueño Ulises Ruiz propuso una batería de candidatos capaces de ganar su territorio.

Unos para gobernadores, otros para alcaldes o diputados: Jorge Hank Rohn en Baja California, Manuel Andrade en Tabasco, Eliseo Fernández en Campeche…

Inclusive sugirió postular abanderados plurinominales a través de consultas públicas “para mover al partido en todo el país”.

Pero no.

-Dejaron ir al alcalde campechano Eliseo Fernández y ahora es puntero en las encuestas para gobernador por Movimiento Ciudadano -dice Ulises Ruiz Ortiz.

Tampoco hubo acusaciones directas al Presidente –“así nos atacaron con Enrique Peña”- ni a los candidatos oficialistas.

Plantea un caso:

-La gente te da parque. Yo recorro Guerrero y se repite una frase preciosa contra La Torita: “Hija de violador, esposa de narcotraficante y Juanita de papá…”. Dime si no es preciosa.

Pues sí.

EL PRI SE FORTALECE EN EDOMEX

1.- Vienen los movimientos electorales finales.

El Gobierno aprieta en víspera de las elecciones para seducir opositores y fortalecer a sus candidatos donde la competencia es cerrada con Va por México.

A su vez, las estructuras locales panistas, priistas y perredistas toman su propia ruta sin marcharse hacia el nuevo partido de Estado.

Hay dos ejemplos claros:

En Chihuahua la priista Graciela Ortiz se sumó a la panista Maru Campos, quien marcha al frente de las encuestas contra las directrices del Gobierno estatal.

Y en Baja California los tricolores retaron a su dirigencia nacional y se fueron con Jorge Hank, quien era su favorito y cierra números con la oficialista Marina del Pilar.

Puede ganar si tiene un tirón mayúsculo los próximos diez días aunque carezca de identidad partidista, pues el PES nació como palero del Gobierno.

Y 2.- En contraste, dos corredores se tiñen de verde, blanco y rojo.

Desde ahora anote usted Naucalpan y Atizapán de Zaragoza en el Valle de México, pero también Toluca y Metepec en el Valle de Toluca.

Si algún empujón necesitaba se lo dio la mal hablada Gabriela Gamboa Sánchez, alcaldesa de Morena en Metepec y quien amenazó a la hija de su opositor priista Fernando Flores.