COMPARTIR

 130 total views,  2 views today

  • La dimensión política de la intimidad y el Yo impersonal

Annie Ernaux, recibe oficialmente su Premio Nobel de Literatura en Estocolmo este 10 de diciembre y pronuncia su discurso** frente a la Academia Sueca: «¿Por dónde empezar?» Es un cuestionamiento recurrente frente a una página en blanco. La galardonada responde: «Escribiré para vengar mi raza»; con esta alocución la escritora evoca, el grito del poeta Rimbaud: «Soy una raza inferior desde toda la eternidad».

Su estilo de escritura es áspero, austero e inclemente. Sus relatos se conforman a partir de recuerdos fotográficos que la escritora selecciona por su importancia sociológica y colectiva. No se trata de reflexionar, dudar o interpretar tal o cual situación. Ernaux visibiliza las experiencias íntimas de su vida. «La violencia no se exhibe, viene de los hechos mismos y no de la escritura.»

Después de sus primeras obras publicadas en 1974, «la escritora francesa transito de la autobiografía y la ficción a la autoficción. Este híbrido se conforma entre la descripción de la vida íntima y la utilización de las técnicas de la novela. En la década de los ochenta, el término se volvió omnipresente y las obras tardías de Marguerite Duras están escritas bajo el influjo de la autoficción, por ejemplo: El Amante (1985).

De Ernaux se dice que: «Sus libros no siempre gustaron a la crítica más elitista por el hecho de describir experiencias cotidianas, descarnadas y femeninas: el desgarro de un aborto clandestino, la frustración de los cuidados, los traumas y el descubrimiento de la pasión sexual». Leer a Ernaux no siempre es fácil y quizá su estilo provoca un cierto rechazo o vergüenza, quizá hay nostalgia o preferencia por continuar con autores más amados por su prosa, su digresión, el contexto histórico, el desarrollo de los personajes, los temas; entre ellos Javier Marías, QPD.

¿Por qué Annie Ernaux recibe el Nobel? Se dice: «por la valentía y precisión clínica con la que desvela las raíces, los extrañamientos y las trabas colectivas de la memoria personal». Con su estilo, la Nobel marca a una generación de escritores que nunca habían leído nada semejante. Sus libros presentan un retablo sociológico que trasciende lo egocéntrico. De tal manera que, la Nobel prefiere no hablar de autoficción sino de «Escribir la vida», buscar una vía entre la realidad y la ficción.

Es indiscutible que Ernaux introduce giros en el género de al autobiografía, por ejemplo, construir lo que denomina la dimensión política de la intimidad que consiste en hacer pública una experiencia íntima para otorgarle un carácter colectivo mediante un lenguaje llano y directo. El yo impersonal, difuso y confuso (difícil de comprender) relata la situación tal cual sin reflexión ni interpretación. No hay pasado ni futuro, solo el presente descarnado y crudo. El lector se confronta con el relato y punto. No hay justificación, ni dudas, ni pensamientos que expliquen los comportamientos de los personajes. Estamos frente a los hechos como si los captara una cámara fotográfica. Para la francesa: «La escritura debería tender a eso, a esta impresión que provoca la escena del acto sexual, a esta angustia y a este estupor, a una suspensión del juicio moral».

La Nobel es hoy una figura mediática que se comunica con un público que sigue sus relatos. Su obra se presenta en formatos diferentes: libros, películas accesibles en las plataformas, documentales, conferencias y presencia en las redes sociales. Desde el anuncio de la distinción por la Academia Sueca, la difusión de su obra es masiva y de fácil acceso. La encontramos en todas partes.

Existe un twitter @annieernauxbot (Fragmentos de la obra de Annie Ernaux, Premio Nobel de Literatura; ideado por el proyecto cultural @punzadas) que cuenta con más de 2000 seguidores en el que se publican frases de sus libros: «El tiempo de la escritura nada tiene que ver con el tiempo de la pasión»; «apuntar, para no olvidarlo, lo que tenía que decirle la próxima vez que no viéramos y que pudiera resultarle de interés».

Pura Pasión, (Tusquets, 2019) uno de sus libros, relata la espera inquietante y desesperada de una mujer culta, inteligente y económica independiente que se engancha sexualmente con un diplomático ruso. A partir de ese instante su vida solo tiene sentido en los encuentros furtivos, secretos y ocasionales con alguien prácticamente desconocido a luz del día. «Desde el mes de septiembre del año pasado no he hecho más que esperar a un hombre: he estado esperando que me llamara que viniera a verme». Este relato se refiera a una pasión que trastoca el tiempo de la vida de esta mujer, la anestesia al grado de que todo su pensamiento y sus actividades giran alrededor de los encuentros sexuales y furtivos.

Llevada a Netflix con el título de Pasión Simple dirigida por la guionista y directora Danielle Arbid con base en la novela de Annie Ernaux. Protagonizada por Hélène (Laetitia Dosch) y Alexandre (Sergei Polunin) el joven ucraniano y estrella de ballet afamado por su talento y su encanto.

El acontecimiento, (Francia/2021), Dirección: Audrey Diwan, está disponible en HBOMAX y en otros formatos. El acontecimiento es la crónica de un problema que sucede en los años sesenta en Francia, y que se apodera de cada rincón de la vida de quien lo sufre.

Los años, (2008, Gallimard) ganó el premio Marguerite Duras, el premio François-Mauriac de la región de Aquitania, el premio de lengua francesa y el premio Strega. El relato se mueve entre las descripciones de las fotos de la autora, tomadas entre 1941 y 2006, y una pintura de la época en la que se tomaron estas fotos a través de los recuerdos que se han grabado en su mente, elegidos por su relevancia sociológica. La novela combina 60 años de historia compartida con la propia historia vital de la autora. «Las imágenes que vamos almacenando a lo largo de una vida son nuestra verdadera y definitiva intimidad».

El 2022, nos entrega la obra de esta escritora ganadora del Nobel. Para finalizar su discurso, en el que hace referencia a Albert Camus, Ernaux declara que: «su voz de mujer y de «tránsfuga» social dentro de lo que se presenta todos los días como un lugar de emancipación: la literatura».

Annie Ernaux, siguiendo la línea de Georges Perec, Me acuerdo, va más allá: «Estamos compuestos por la suma de los destellos de un instante (…) Todas las imágenes desaparecerán».

Annie Ernaux: Ernaux (Lillebonne,1 de septiembre de 1940) es una escritora francesa, catedrática y profesora de letras modernas.

*Le Monde publicó el discurso íntegro que la galardonada pronunció frente a la Academia sueca.

**Zakie Smeke, Doctora en filosofía política, maestra en periodismo y psicoanalista

https://twitter.com/z_smeke?lang=es