COMPARTIR

 80 total views,  2 views today

La egolatría de una persona puede llegar a perjudicar de manera importante a muchas personas y esto está ocurriendo en nuestro país, donde el gobierno federal no ha entendido que es necesario establecer estrategias ante lo que sucede a nivel internacional.

México se ha convertido en el cuarto país con mayor número de fallecimientos, como consecuencia del Covid-19, y por su puesto sus variantes, porque el gobierno federal sigue insistiendo en minimizar los efectos que pueda ocasionar.

El ejemplo más claro es López Obrador, quien desatendió las recomendaciones que apenas el fin de semana habría dado la jefa de gobierno de la CDMX. Claudia Sheinbaun, estas fueron, si alguna persona presenta síntomas de estar contagiado de covid, se guardará en casa por lo menos siete días, algo que no hizo el tabasqueño.

El “covidcito” como lo llamo Andrés Manuel López Obrador a la variante ómicron, puede ser más grave, por la facilidad de contagio, lo que provoca un gran número de personas contagiadas, como también lo observamos el fin de semana, y las consecuencias de esto son nuevamente el confinamiento que traerá cierre de actividades y resultados que todos conocemos, poca productividad, mayor desempleo y por supuesto un crecimiento económico bajo para el país.

A esto deberemos sumar que los países que están tomando sus precauciones, ya se adelantaron y empieza a cerrar ciertas actividades fuera de sus fronteras, la consecuencia es poco abasto de insumos, encarecimiento de ellos y por supuesto presiones inflacionarias al interior de todas las naciones.

Esto último traerá modificación en las políticas monetarias posiblemente a tratar de evitar que sus monedas se deprecien y por ello aumentaran su tasa de interés y con ello el costo del dinero.

El Banco de México ya lo hizo y coloco a su tasa preferencial en 5.50 por ciento. Pero aun nos falta saber cuál es el porcentaje de incremento de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED).

De acuerdo a declaraciones anteriores, en Estados Unidos se esperan a lo largo de este año, por lo menos tres incrementos en su tasa de interés, lo que golpearía directamente las economías de otros países, incluyendo la nuestra.

Al haber mayor costo del dinero, los inversionistas buscaran el mejor nicho para colocar sus capitales y México no puede dejar ir a los pocos inversionistas que aún se mantiene dentro del país.

Así pues, podemos explicar que este “covidcito”, si puede traer consecuencias mayores, y es tiempo, repito, que el gobierno federal ponga mayor atención a las consecuencias y no siga insistiendo en desatender recomendaciones que pueden volcarse en resultados negativos

Siempre quedará el recurso de echarle la culpa a los eventos internacionales de lo que sucede en nuestro país, y hablar de fifís y conservadores para no asumir las responsabilidades que le confiere el puesto que desempeña López Obrador.

Lo cierto es que no se puede descartar que la FED asuma una postura más agresiva y más pronta para contener las presiones inflacionarias en Estados Unidos y esto implique turbulencias financieras a lo largo de este 2022 a nivel mundial.